Todavía no se conoce la identidad de los vándalos. (AP/Reuters)
Todavía no se conoce la identidad de los vándalos. (AP/Reuters)

El polémico cuadro que del presidente sudafricano fue destruido por dos individuos no identificados, quienes a pesar de las medidas de seguridad de la galería que albergaba la obra, se las ingeniaron para cubrirla con pintura roja y negra.

Los vándalos, que fueron capturados y llevados a la comisaría de Johannesburgo para prestar declaración, tacharon con pintura roja el pene y el rostro del mandatario, para luego cubrir con baldazos de pintura negra el resto de su cuerpo.

El acto vandálico ocurrió el mismo día en que el Consejo Nacional Africano (CNA), partido del gobierno sudafricano, presentó ante un tribunal local una demanda que pedía el retiro de la obra.

La pintura, titulada "The Spear" (La Lanza), era obra del artista sudafricano Brett Murray, quien la incluyó en la exposición 'Dios salve al Ladrón II' en la galería Goodman de Johannesburgo.

Murray, quien afirmó que en ningún momento pretendió ofender a nadie con el retrato de Zuma, dijo en un medio local que su pintura de inspiración comunista "es una sátira humorística sobre el poder político y el patriarcado".