Autoridades locales clausuraron el mausoleo. (misionesonline.net)
Autoridades locales clausuraron el mausoleo. (misionesonline.net)

Una mujer argentina que acondicionó el mausoleo de su difunto esposo como si fuera una vivienda ya no podrá pasar los fines de semana en el cementerio como solía hacerlo, informaron hoy medios locales.

La Municipalidad de Dos de Mayo, en la provincia de Misiones, ordenó cerrar con un candado la puerta del panteón que alberga los restos de Sergio Yede –fallecido en 2010–, y en el que su viuda, Adriana Villarreal, había instalado una cocina, un televisor y otras comodidades. La mujer viajaba semanalmente desde Buenos Aires hasta dicha localidad para visitar el sepulcro de su marido.

"Mi idea es que no puedo pagar tanto dinero para quedarme en un hotel mucho tiempo y aparte lo vengo a ver a él, es el único familiar que tenía", explicó Villarreal al sitio argentino .

La decisión de clausurar el mausoleo, que por fuera luce como una casa de muñecas, se tomó debido a las quejas de algunos visitantes del cementerio, que reportaron que la mujer ponía música a "alto volumen".

Gustavo Braganza, comisario de la Policía de Dos de Mayo, envió a unos agentes a inspeccionar el mausoleo, donde fueron atendidos por la propia viuda en pijama. Los efectivos le comunicaron a la mujer los horarios de visita del campo santo y de la prohibición de pernoctar en dicho lugar.

"Pongo música despacito porque a él le gustaba la música, tengo mi computadora con Internet", afirmó la mujer de 43 años, que agregó que no tenía miedo de dormir al lado del féretro, porque "los muertos no hacen nada". "Hay que cuidarse de los vivos", añadió.

"Cuando se ama mucho a un hombre una puede hacer ese tipo de cosas. Mi marido se merece eso y mucho más era una persona muy buena, todo lo que puedo hacer por él es poco", sentenció la viuda.