(AFP)
(AFP)

Tres cadáveres fueron encontrados entre los escombros del edificio que sufrió una explosión en la ciudad argentina de Rosario, lo que aumentó a 13 el número de fallecidos y a ocho el de desaparecidos.

Las víctimas —identificadas como Juan Natalio Pennice, de 73 años; Debora Gianángelo, de 20, y Soledad Medina, de 31— fueron encontradas por una perra labrador que forma parte de la brigada canina de rescate.

Once personas siguen hospitalizadas, informó esta mañana Mónica Fein, alcaldesa de Rosario, situada 300 kilómetros al norte de Buenos Aires.

Los rescatistas remueven a mano y con ayuda de perros los escombros para encontrar a los desaparecidos de la explosión causada el martes por un escape de gas en un edificio del centro de Rosario formado por tres bloques.

El estallido causó el derrumbe de la torre del medio y graves daños en los bloques anterior y posterior, dañando 63 departamentos, por lo que las tareas de rescate deben realizarse con mucho cuidado.