Grave error. Un hombre identificado como Gustavo Monjes perdió el empleo que tenía como panadero en un local de la ciudad de Córdova, en, luego que su empleador descubriera que lo había agendado con un calificativo nada respetuoso.

Según se conoció, Monjes envió un audio a su jefe para solicitarle un cambio de horario, pero no contó con que el dispositivo seguía grabando y logró captar una charla en la que el hombre se burlaba con sus amigos de la manera en la que había grabado a su superior entre sus contactos de teléfono.

“Miren como lo tengo agendado a este HDP”, comentaba jocosamente el sujeto a sus compañeros cuando su risa se cortó abruptamente al tomar su móvil para contestar una llamada y se percató que el móvil continuaba con la grabación.

Pese a que intentó borrar el audio, este ya había sido enviado y escuchado por su jefe quien lo citó a una reunión para hablar al respecto. En la cita el empleador le pidió su teléfono, pero el hombre no se lo entregó.

“Le estaba por mandar un audio pidiéndole que mi compañero viniera un poco más temprano. El mensaje no se mandó porque no apreté bien el botón y siguió grabando”, contó Monjes a Cadena 3.

Las cosas no venían bien entre nosotros y por eso lo había guardado así. Lo hice porque estaba enojado con él porque no me facilitaba un dinero que yo quería y venía tensa la cosa porque habíamos discutido y estaba enojado", agregó a manera de justificar su actitud. Él aseguró que la relación que mantenía con su empleador no era la mejor y por eso lo había guardado de esa manera.

TAGS RELACIONADOS