Este niño de tan solo 10 diez años ha dado una excelente lección de vida acerca de la amistad y superación. (Sabri Bonomo)
Este niño de tan solo 10 diez años ha dado una excelente lección de vida acerca de la amistad y superación. (Sabri Bonomo)

El fútbol es una pasión que también saca lo mejor de las personas. Al menos así lo entiende Santiago Fretes, un niño de 10 años quien al ver a otro que no podía ver el último partido del Racing Club por la culpa de una valla alta, le prestó una de sus muletas para que se suba, y así ambos pudiesen ver la despedida oficial del jugador argentino Diego Milito.

UN HINCHA DE CORAZÓNSantiago Fretes, lamentablemente, nació con una malformación genética en la extremidad inferior y esto le ocasionó la amputación de su pierna derecha, obligándolo a utilizar un par de muletas para poder movilizarse.

Él es hincha del Racing, uno de los equipos de fútbol más populares de la Argentina. Como era de esperarse, no podía perderse por nada del mundo la despedida de su ídolo, Diego Milito, jugador con una gran trayectoria profesional que selló su alejamiento del fútbol el pasado sábado 21 de mayo en un partido simbólico ante el Temperley, el cual ganó por 2-0.

Fue así que 'Santi', como le dicen sus amigos y familiares, acudió al estadio Cilindro de Avellanada para ver a Milito decir el último adiós ante miles de fanáticos. Él estaba en la zona 'Racing Kids', una tribuna especial para que los niños puedan ver el encuentro con todas las comodidades del caso.

Sin embargo, la valla de seguridad le impedía ver el partido porque medía 1,70 metros. 'Santi', en declaraciones al diario , dijo que siempre utiliza sus muletas para subirse en ellas y así poder ver los duelos de su equipo favorito.

FÚTBOL ES IGUAL A AMISTADSin embargo, ese día vio que otro niño tampoco lograba sobrepasar la altura de la valla, por ello lo invitó a subirse a una de sus muletas. De esta manera, nace esta hermosa foto que su mamá, Sabrina Bonomo, le toma a su hijo y a su compañero. La imagen se volvió famosa luego de subirla a su cuenta de Twitter.

"Yo estaba viendo a Milito dar la vuelta a la cancha y mi amigo no llegaba, estaba saltando para asomarse. Entonces, le presté una de mis muletas para que subiera. Yo siempre me subo para llegar", cuenta Santiago al mencionado medio argentino.

El niño protagonista de esta historia manifestó de igual manera a que él es un fan infranqueable de Milito por su juego y por la persona que es. "Me gusta mucho, es mi gran ídolo, aunque me gustan todos los jugadores de Racing. Milito es un re jugador y me gusta todo lo que hace", señaló Santiago.

CONOCIÓ A SU ÍDOLO'Santi', según su progenitora, se convirtió en hincha de Milito luego de verlo jugar en una cancha cercana a su casa. Racing realizaba una pretemporada y ahí fue que lo conoció cara a cara y nunca olvidará ese momento.

"Tuvo la oportunidad de conocerlo el año pasado porque hicieron la pretemporada cerca de mi casa. Pudimos ir y entrar, miró el entrenamiento y todos los muchachos se sacaron una foto con él, le regalaron una camiseta firmada y Milito le dio sus botines", relata Sabrina al diario español.

SU ÚNICA PIERNA NO LE IMPIDE HACER VARIAS ACTIVIDADESSantiago es un niño que – a pesar de la ausencia de su pierna derecha – es muy activo y practica varios deportes. Entre ellos el fútbol, artes marciales y hasta ha aprendido a esquiar. Su mamá siempre lo ha apoyado en todo lo que ha querido practicar, porque asume que la única discapacidad de una persona proviene si es que esta piensa que está vencida y no por alguna amputación de una extremidad.

En una entrevista que la le hizo a la madre del pequeño, esta dijo que "en casa, si se tienen que subir a un árbol, él se sube primero y le muestra a otro cómo se tiene que subir usando su muleta como escalera. Además del fútbol, practica taekwondo, anda en bicicleta, se sube a los árboles… El año pasado lo invitaron a esquiar y en dos días aprendió y se tiraba no sé desde cuantos metros en una montaña".

TAGS RELACIONADOS