Los delincuentes ultrajaron sexualmente a la mujer y echaron por el acantilado a su hijo de 4 años. (Getty)
Los delincuentes ultrajaron sexualmente a la mujer y echaron por el acantilado a su hijo de 4 años. (Getty)

Madre e hijo disfrutaban de un paseo en la playa Punta Cavendich en la ciudad Puerto Deseado, en , cuando dos sujetos los abordaron por las espaldas, les amenazaron con arma blanca y los llevaron a una zona rocosa de la Cueva de los Leones.

En el lugar, los delincuentes a la mujer frente a su hijo. Para cometer su aberrante fechoría, ataron las manos de la mujer de 45 años con los pasadores de los zapatos de su hijo y le taparon la boca con unas medias para que no pudiese gritar.

Además, le amenazaron con matar al niño de cuatro años si pedía ayuda. Mientras era abusada sexualmente, el otro retuvo al menor con un cuchillo en el cuello. De un momento a otro y sin explicaciones, empujó al niño al acantilado. El pequeño murió en la caída.

Según informó el diario La Opinión Austral, la madre quiso resistirse y tiró una piedra a su violador. Sin embargo, los delincuentes la frenaron. Tras ser violada, la atacaron a pedradas en la cabeza.

(Getty/Referencial)
(Getty/Referencial)

Para salvarse, la mujer fingió su muerte y esperó a que sus atacantes se alejaran del lugar para luego pedir ayuda.

“Está muerta, vámonos”, dijeron los agresores según testimonio de la propia víctima.

El sujeto que violó a la mujer tendría antecedentes y según la víctima, este dijo que no quería volver a la cárcel mientras peleaba con ella.

Infobae informó que la mujer había ido a visitar a su hijo y que no vivía en la zona. Ella explicó que reside hace tres años en Puerto Deseado y trabaja en el Regimiento de Caballeros de Tanques 9 del Ejército Argentino.

(Gewtty/Referencial)
(Gewtty/Referencial)

Agentes de la policía provincial hicieron un operativo cerrojo en la ciudad para dar con los asesinos. Personal de la Policía Científica, en tanto, indaga los hechos en la zona y tomó fotos del lugar donde se encontró el cuerpo del niño.

Vecinos exigieron justicia mientras que el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre, viajó a Puerto Deseado para averiguar detalles en torno al caso.

El caso fue calificado inicialmente por los delitos de abuso sexual, lesiones y .