Ambos detenidos habían sido trasladados el jueves al Hospital Militar Central de Buenos Aires para un chequeo. (Internet)
Ambos detenidos habían sido trasladados el jueves al Hospital Militar Central de Buenos Aires para un chequeo. (Internet)

Dos militares detenidos por delitos de cometidos durante la última en (1976-1983) se escaparon de un hospital en Buenos Aires, donde habían sido trasladados para asistir a una consulta médica, y la Justicia ya pidió su captura, informaron hoy medios locales.

El exmayor Jorge Olivera y el exteniente primero Gustavo De Marchi cumplían y 25 años de prisión, respectivamente, en una prisión de la provincia de San Juan, en el oeste del país, y fueron trasladados a la capital para atenderse con especialistas en el Hospital Militar Central, de donde se fugaron.

Las autoridades ordenaron el pedido de captura nacional para ambos militares y notificaron a Migraciones para evitar que se vayan del país.

El director nacional del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel, presentó una denuncia penal ante la justicia de la capital para que se investigue la fuga.

"Por la gravedad del hecho, el director Nacional del Servicio Penitenciario Federal ya ordenó el pase a disponibilidad de oficiales y agentes penitenciarios responsables de la división traslados y seguridad", indicó un comunicado del Ministerio de Justicia.

El ministro de Justicia, , dijo que "los detenidos presentaban una patología que por sus características podrían haber sido asistidos en el lugar donde se encontraban detenidos ya que no existía riesgo de vida".

De todas maneras aseguró que se aceptó la orden judicial para su traslado, emitida en San Juan.

Alak señaló también que se investigará al personal del Hospital Militar por su posible responsabilidad en el hecho.

El gobierno ofreció además dos recompensas de dos millones de pesos (unos US$370,000) cada una para "aquellas personas que brinden datos útiles que resultasen determinantes para la detención" de los dos prófugos.

Olivera y De Marchi habían sido condenados hace tres semanas en San Juan. Olivera recibió una pena de cadena perpetua por el secuestro y la desaparición de la modelo franco-argentina Marie Anne Erize Tiseau en 1976.

De Marchi fue condenado a 25 años de cárcel por violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad e imposición de tormentos, entre otros.