(Reuters)
(Reuters)

El ministro de Relaciones Exteriores de , , se declaró convencido hoy de que las disputadas volverán a estar bajo control argentino dentro de 20 años, en el inicio de su primera visita a .

"No creo que tarde otros 20 años. Creo que el mundo está entendiendo cada vez más que este es un tema colonial, un tema de colonialismo, y que la gente que vive allí fue transferida a las islas", declaró en una entrevista con los diarios The Guardian y The Independent.

También sostuvo que carece de valor legal el referéndum que se celebrará en marzo en las Malvinas para que los habitantes del archipiélago manifiesten si quieren seguir siendo ciudadanos británicos.

Esta visita de dos días, que coincide con lo que Argentina llama el 180º aniversario de la "usurpación" del archipiélago del Atlántico Sur que los británicos llaman Falklands, está destinada a presionar al Reino Unido a que negocie una resolución pacífica de la disputa de soberanía.

Timerman no se entrevistará con ningún miembro del Ejecutivo británico, después de que el ministro de Relaciones Exteriores, , rechazara su petición de una reunión "bilateral a solas", y condicionara el encuentro a la presencia de representantes del gobierno de las islas bajo control británico desde 1833.

Sin embargo, el canciller visitó el Parlamento británico para hablar con miembros del interpartidista de relaciones británico-argentinas, acompañado de los titulares de las comisiones de Relaciones Exteriores del Congreso argentino, el senador Daniel Filmus y el diputado Guillermo Carmona.

Ante sus anfitriones, insistió en que su país no reconocería el resultado del referéndum en el que en marzo la población de las Malvinas se pronunciará sobre si desea seguir siendo un Territorio de Ultramar británico.

"El referéndum de autodeterminación no se aplica a las Malvinas. No es una población colonizada, es un territorio colonizado", expresó a los miembros de la comisión.

El presidente del grupo, Robin Walker, agregó después que los "parlamentarios británicos también expusieron muy claramente su posición del respetar la autodeterminación de los ciudadanos de las Falklands".