Decenas de argentinos la esperaron a la salida de hospital. (EFE/AP)
Decenas de argentinos la esperaron a la salida de hospital. (EFE/AP)

La presidenta argentina, , recibió el alta médica hospitalaria el domingo, cinco días después de haber sido sometida a una cirugía para removerle un hematoma en el cráneo.

Sin embargo, la mandataria todavía no podrá retomar sus funciones. Una fuente oficial anunció que Fernández será trasladada a la residencia presidencial de Olivos, al norte del Gran Buenos Aires, donde continuará con el proceso de recuperación.

"Debido a la favorable evolución posoperatoria (…) se ha decidido el egreso hospitalario" durante el domingo, de acuerdo a un parte médico, en el cual se señaló que la presidenta argentina continuará bajo un estricto control clínico, cardiológico, neuroquirúrgico y neurológico.

"Los puntos de sutura se retirarán a partir del décimo día (…) Se indica estricto reposo por 30 días y evitar traslado aéreo hasta próxima decisión médica basada en la evolución", agregó el informe.

La mandataria estuvo internada en la del Hospital Universitario Fundación Favaloro, ubicado en el centro de la capital argentina, donde fue operada el martes.

La convalecencia de Fernández, que en manos de su vicepresidente, , la obliga a abandonar la campaña electoral de cara a unos comicios legislativos clave que se celebrarán el 27 de octubre.

Fernández fue internada el lunes para realizarle unos estudios prequirúrgicos, luego de sentir durante una semana un hormigueo en su brazo izquierdo, que obligó a sus médicos a optar por operarla en vez de someterla al tratamiento de reposo indicado inicialmente.