Timerman durante su encuentro con Ban Ki-moon en la sede de la ONU. (AP)
Timerman durante su encuentro con Ban Ki-moon en la sede de la ONU. (AP)

El canciller argentino, , denunció hoy ante la ONU que Gran Bretaña ha introducido armamento nuclear en el Atlántico Sur, en el marco de una "militarización" de la zona que –afirmó– constituye una "excusa" para defender sus intereses estratégicos en esa área.

"Argentina tiene información que en el marco del reciente despliegue militar se ha enviado un submarino con capacidad para transportar armamento nuclear, al Atlántico Sur", dijo Timerman en rueda de prensa en la sede de la , en Nueva York.

Según reveló, se trataría del submarino ) y denunció que pese a haber pedido mediante "canales diplomáticos" a Londres que confirme o desmienta esta información, "hasta el día de hoy Gran Bretaña se rehúsa decir sí o no".

El jefe de la diplomacia argentina declaró tras sostener reuniones con el secretario general de la ONU, , y el presidente del Consejo de Seguridad, , para "presentar una queja por lo que el gobierno argentino considera una "militarización del Atlántico Sur"* por parte de .

A ambos Timerman les presentó un grueso documento que, según Argentina, demostraría la presencia de armas nucleares en el Atlántico Sur, como un paso más de la "militarización" de esta región por , algo que éste rechaza rotundamente.

En este sentido, Timerman acusó a Gran Bretaña de haber "multiplicado por cuatro" su poder naval en la región y sostuvo que esto hace que el país europeo sea "la potencia militar por excelencia en el Atlántico Sur", pese a sus aseveraciones en sentido contrario.

Según el canciller argentino, la "capacidad ofensiva" británica en el Atlántico Sur "alcanza casi toda Argentina, todo Uruguay, gran parte de Chile y el sur de Brasil".

Tras su encuentro con Timerman, Ban expresó su preocupación por los "fuertes intercambios" verbales entre Londres y Buenos Aires y ofreció una vez más sus buenos oficios para tratar de lograr una solución por la vía del diálogo.

La respuesta británica no se hizo esperar. Apenas acabó de hablar el canciller argentino, tomó la palabra el embajador británico ante la ONU, , quien calificó la acusación argentina como algo "manifiestamente absurdo" y "sencillamente erróneo".

Asimismo, dijo que su país volverá a un diálogo que, puntualizó, fue "abandonado" por Argentina en los años 90 siempre y cuando no se trate la cuestión de la soberanía, algo "totalmente manufacturado". Aunque se negó a confirmar la presencia de un submarino nuclear en las aguas de la zona, dio a entender que sí existe esa posibilidad.