(EPA)
(EPA)

Las fuerzas de seguridad argelinas encontraron el domingo los cuerpos de otros 25 rehenes extranjeros al examinar la planta gasística de In Amenas, en el sudeste de , tras concluir la víspera el enfrentamiento con islamistas al término de cuatro días de secuestro. Con las víctimas ahora encontradas la cifra de muertos asciende a 80 personas.

El ministro argelino de Comunicación, Mohamed Said, había declarado poco antes que la cantidad de víctimas podría ser "revisada en alza" tras un primer balance provisional de 23 rehenes extranjeros y argelinos muertos, además de los 32 extremistas islamistas .

Militares descubrieron luego "los cuerpos de 25 rehenes" mientras intentaba asegurar el extenso complejo de In Amenas, en el Sahara argelino, explicó a la AFP Anis Rahmani de la cadena de televisión privada Ennahar, citando fuentes de seguridad.

Los gobiernos se apresuraban en localizar a sus ciudadanos desaparecidos mientras iban surgiendo detalles del enfrentamiento mortal después de que los islamistas del grupo "Los que firman con sangre" para pedir el fin de la intervención francesa en .

"En total murieron nueve japoneses", dijo Brahim, uno de los testigos argelinos, un día después de que las fuerzas especiales atacaran esta planta de gas explotada por el grupo petrolero noruego Statoil junto al británico BP y el argelino Sonatrach para que comenzó el miércoles.

En las 72 horas que duró el secuestro murieron 32 captores y el ejército liberó "a 685 empleados argelinos y a 107 extranjeros", dijo el sábado el ministro argelino del Interior.

Familiares de Kenneth Whiteside, de 59 años, originario de Glenrothes en Escocia, estaban "destrozados" después de conocer que un compañero argelino vio cómo le disparaban, pero que murió valientemente con una sonrisa, informó este domingo Britain's Mail.

La madre del superviviente Stephen McFaul, de 36 años, oriundo de Belfast, contó al Sunday Mirror que su hijo "tendrá pesadillas durante toda su vida después de las cosas que vio". Obligado a llevar explosivos, McFaul huyó cuando el convoy de los secuestradores fue atacado el jueves.

Durante el asalto final del sábado, "el ejército mató a 11 terroristas y el grupo terrorista asesinó a siete rehenes extranjeros", explicó la televisión estatal sin dar más precisiones.