Cadenas comerciales ponen su granito de arena en favor del medio ambiente. (Foto: Reuters)
Cadenas comerciales ponen su granito de arena en favor del medio ambiente. (Foto: Reuters)

Preocupados por cambio climático, los comerciantes de pirotécnicos en han decidido retirar de sus anaqueles todos los productos pirotécnicos, de modo que no puedan ser usados en las fiestas de fin de año.

"Los fuegos artificiales duran una hora, pero queremos proteger a los animales y tener aire puro 365 días al año”, declaró Uli Budnik, gerente de varios supermercados Rewe en la región de Dortmund a medios locales. Su competencia, Edeka, se ha sumado a la misma medida.

Por su parte, otra cadena conocida, Hornbach, anunció que prohibirá la venta de pirotécnicos en sus tiendas a partir del año que viene. Y, la empresa Bauhaus, replanteará su oferta, también en el 2020.

Según la agencia general de medio ambiente UBA, durante la celebración de Año Nuevo, en el citado país europeo se liberan un total de 5,000 toneladas de partículas finas en el aire, esto, equivale -en promedio- a dos meses de tráfico por carretera.

Pese a estas medidas, la demanda sigue siendo alta, y la federación del sector VPI espera que los alemanes gasten este año 133 millones de euros en artículos de pirotecnia por fin de año, como hicieron el año pasado.