Angry Birds en la mira porque serviría para espiar a usuarios. (Bloomberg)
Angry Birds en la mira porque serviría para espiar a usuarios. (Bloomberg)

Salen nuevas revelaciones sobre la recopilación masiva de datos. Según , la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU () y el servicio secreto británico utilizaron aplicaciones de smartphones como el popular juego para obtener datos de los usuarios.

Ambos servicios secretos aprovechaban para obtener información sobre la ubicación, la edad o el sexo del usuario mientras este usaba el juego, indicó el diario estadounidense basándose en documentos entregados por el informante .

Tras las revelaciones del New York Times y del británico , la empresa creadora de Angry Birds, la finlandesa , negó hoy que trabaje con los servicios secretos estadounidenses y británicos, aunque admitió que se puede acceder a los datos de los usuarios a través de las redes de publicidad que colocan anuncios en los juegos.

Lo cierto es que ya hace tiempo que se habla de que las aplicaciones, sobre todo las gratuitas, permiten muchas veces obtener información del usuario.

Un clásico ejemplo suele ser la app que permite utilizar el flash del teléfono como linterna y que a la vez recoge datos como la ubicación o el número de identificación del aparato. La aplicación para Android fue bajada al menos 50 millones de veces.

De todas formas, muchas aplicaciones recogen datos con la expresa conformidad del usuario, como las redes sociales o los servicios de mapas. The New York Times indicó que los servicios secretos colaboraron para obtener información sobre la localización cuando una persona utiliza un mapa de Google o sobre la libreta de direcciones cuando alguien usa una aplicación online de las redes sociales.

Las redes de publicidad que recogen informaciones sobre los usuarios a través de aplicaciones gratuitas intentan así personalizar sus anuncios.

Al parecer, una de esas plataformas, Millennial Media, ofrecía una gran cantidad de información, apunta The Guardian. Esta empresa estuvo involucrada, entre otras, en una edición especial gratuita de Angry Birds, y también trabajó con el creador de , Zynga.

En un documento secreto británico de 2012 se habla de la posibilidad de acceder a aplicaciones (apps) que contienen detalles como la orientación política o sexual de los usuarios, apunta The New York Times.

En las presentaciones internas del mismo se habla de fuentes domo "aplicaciones sociales", "aplicaciones geográficas" o datos de publicidad móvil. En los mismos documentos se explica que esos datos podrían responder a preguntas como: "¿Dónde estaba mi objetivo cuando hizo eso?" o "¿Dónde se encuentra mi objetivo?".

Según fragmentos de una presentación interna publicados por The Guardian, los espías también tienen la capacidad de poner en marcha a propósito micrófonos de smartphones o de acceder a datos geográficos. Además, a dichas funciones les ponían el nombre de pitufos: así, a la conexión de rastreo de ubicación la llamaban "pitufo rastreador".

Por otro lado, según el canal estadounidense NBC, la NSA también probó a analizar informaciones de y de redes sociales como , donde rastrearon los clicks en el botón de "me gusta".

Según las notas de una presentación, así se quería únicamente observar las tendencias, aunque según los expertos esos datos también podían proporcionar informaciones sobre usuarios individuales.