impuso nuevas sanciones a funcionarios de seguridad de  y al jefe de la petrolera estatal PDVSA, en medio de un aumento de la presión contra el gobierno del presidente , cuya reelección es cuestionada por Washington.

Además del jefe de PDVSA y ministro de Petróleo, Manuel Quevedo, el Departamento del Tesoro se enfocó en tres altos funcionarios de inteligencia cercanos a Maduro y en Rafael Bastardo, que según autoridades estadounidenses lidera una unidad policial responsable de decenas de ejecuciones extrajudiciales en redadas nocturnas.

"Estamos sancionando a los funcionarios a cargo del aparato de seguridad e inteligencia de Maduro, que ha violado sistemáticamente los derechos humanos y suprimido la democracia, incluso mediante tortura y otros usos brutales de la fuerza", dijo en un comunicado el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

Washington ha rechazado al gobierno de Maduro y respaldó al líder opositor Juan Guaido, quien invocó el mes pasado artículos de la Constitución para declararse presidente encargado y prometió poner fin a una crisis humanitaria causada por el colapso económico.

También sancionaron a Iván Hernández, comandante de la Guardia Presidencial de Maduro, que según el Tesoro torturó a adversarios de Maduro y llevó a cabo otros abusos contra los derechos humanos.

Los otros sancionados fueron Manuel Ricardo Cristopher Figuera, director general del Servicio Nacional de Inteligencia (Sebin) e Hildemaro Rodríguez Mucura, primer comisario de ese organismo. 

El Tesoro indicó que estas sanciones son contra responsables que ayudaron "a que el régimen ilegítimo de Maduro reprimiera al pueblo Venezolano", en concreto contra "funcionarios a cargo del aparato de seguridad e inteligencia".


Como consecuencia, quedan congelados los activos que estas entidades e individuos puedan tener bajo jurisdicción estadounidense, y se prohíben las transacciones financieras con ellos.

(Con información de Reuters)