Todo lo que debes saber sobre la tradición más popular en Argentina. (Foto:  Ente de Turismo de Buenos Aires)
Todo lo que debes saber sobre la tradición más popular en Argentina. (Foto: Ente de Turismo de Buenos Aires)

Reunirse con un amigo para tomar un café o una infusión es una situación cotidiana en el Perú, pero, ¿beberías ambos de la misma taza? Aunque nos parezca inusual, en esto es una tradición: tomar mate es un ritual de camaradería, en el que se toma agua caliente con yerba en un recipiente, con un sorbete llamado bombilla que es compartido por todos los presentes.

Una tradición ancestral

Este 30 de noviembre se celebra en Argentina el “Día Nacional del Mate”, merecido reconocimiento para una infusión profundamente arraigada en las costumbres y tradiciones de este país donde se consumen alrededor de 256 millones de kilos de yerba mate al año, lo que implica un consumo anual per cápita de unos 6,4 kilos, según el Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Para los argentinos, tomar mate significa mucho más que beber una infusión: es un gesto de amistad, de cordialidad; un sinónimo de encuentro que trasciende edades y estratos sociales. Fue precisamente esta combinación de valores la que llevó al Congreso de Argentina a disponer que el día 30 de noviembre de cada año se celebre el “Día Nacional del Mate”. La fecha se dispuso en conmemoración del caudillo Andrés Guacurarí y Artigas, más conocido como “Andresito”, quien nació el 30 de noviembre de 1778 en Santo Tomé (Corrientes) y fue el único gobernador indígena de la historia argentina.

¿De dónde proviene esta bebida?

Los orígenes del mate se remontan a la cultura de la etnia guaraní. Las hojas de la planta de yerba mate eran utilizadas por los aborígenes como bebida, eran objeto de culto y ritual, y también moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos como los incas y aún los araucanos a través de los pampas.

Esta costumbre ha permanecido inalterada desde tiempos remotos y por cinco siglos de historia, arraigándose cada vez más en el sur de Sudamérica y extendiéndose a lugares lejanos. Cabe mencionar que el consumo de yerba mate aporta gran cantidad polifenoles, vitaminas del complejo B, potasio, magnesio y xantinas. Los polifenoles actúan como un poderoso antioxidante, que ayudan a aumentar las defensas y a disminuir el envejecimiento celular.

Por esta razón, el Ente de Turismo de Buenos Aires te invita a la capital argentina a vivir el ritual como un porteño, y ser parte de esta costumbre.

Disfruta de un mate en algún parque

El clima es agradable todo el año en Buenos Aires y el invierno no es tan crudo como en otras latitudes, por eso los porteños aprovechan a juntarse con amigos y familia en los parques de la ciudad. El picnic siempre tiene un protagonista infaltable: el mate y los bizcochitos. Para ser uno más, deberás animarte a este ritual tan único donde se comparte esta bebida entre todos.

Mathienzo

También podrás convertirte en un gran cebador de yerba mate y vivir un momento único con el equipo de Mathienzo. Probar y experimentar variedades de yerbas, aprender de sus procesos y llevarte lo mejor del ADN argentino en tus recuerdos, en un ambiente exclusivo dentro de la Mansión La Martina del barrio de Belgrano, será un recuerdo imborrable.

Hazlo tú mismo

Como todo ritual, el mate tiene muchas reglas para aprender: una sola persona es la que lo sirve (denominado “cebador”), la ronda se mueve en sentido contrario a las agujas del reloj y decir “gracias” significa, en código, que no quieres más.

TAGS RELACIONADOS