, la joven activista en pro del medio ambiente, se presentó este lunes en la Cumbre del Clima que la viene realizando en su sede principal ubicada en Nueva York.

En este importante evento, 66 países se han reunido para concretar acuerdos que puedan frenar el calentamiento global. Sin embargo, para la adolescente sueca de 16 años, esta reunión parecen ser solo palabras.

En su discurso que dio frente a los líderes mundiales, Thunberg mostró una profunda indignación por la falta de compromiso que tienen los mandatarios frente a problemáticas que pueden cambiar el curso de la humanidad en el planeta Tierra.

Thunberg, con una profunda indignación y entre lágrimas, advirtió que “se están muriendo los ecosistemas” y que “estamos a las puertas de una destrucción masiva”.

La joven denunció que las potencial mundiales “solo pueden hablar de dinero y de cuentos de hadas de crecimiento económico eterno” sin pensar en que “la gente está muriendo” debido a las consecuencias que desata el desenfrenado efecto invernadero.

“Vienen a nosotros, los jóvenes, buscando esperanza. ¡¿Cómo se atreven?! Han robado mis sueños y mi niñez con sus palabras huecas, y sin embargo soy una de las más suertudas. La gente está sufriendo, la gente está muriendo, ecosistemas enteros están colapsando", exclamó.

Greta Thunberg advierte que “estamos a puertas de una destrucción masiva” (AFP)

¿Greta Thunberg es un lucrativo negocio?

Greta Thunberg no ha sido ajena a los cuestionamientos que la ponen en el blanco de críticas. El diario británico The Sunday Times publicó una edición en la cual afirmaba que, detrás de la adolescente, hay poderosos lobbies y empresas que lucran con su activismo.

Por ejemplo, entre las figuras citadas se encuentra Ingmar Rentzhog, presidente de un Think Tank (laboratorio de ideas e investigación). Los miembros de esta organización son políticos socialdemócratas suecos hasta ejecutivos de grandes empresas energéticas del país.

Además, hay un hecho que generó suspicacia: la primera manifestación de Greta Thunberg fue en mayo de 2018 y, un día antes de que se desarrollara la huelga, Rentzhog se encontró con Thunberg “de casualidad” frente al parlamento de Suecia.

Dos días después de este encuentro, Rentzhog subió a su página de Facebook una fotografía de la joven y esa misma tarde el periódico Dagens Nyheter -el de mayor tirada de Suecia- publicó la historia de Thunberg. ¿Todo ya estaba calculado?