Panamá comenzó el pasado 20 de enero el programa nacional de vacunación contra la COVID-19 y ya ha aplicado a grupos prioritarios 352.876 dosis. (EFE/ Carlos Lemos)
Panamá comenzó el pasado 20 de enero el programa nacional de vacunación contra la COVID-19 y ya ha aplicado a grupos prioritarios 352.876 dosis. (EFE/ Carlos Lemos)

Las autoridades de Panamá informaron este sábado que se detectó un caso de la variante brasileña de la COVID-19 en una paciente procedente de Brasil y por esta razón se suspenderá a partir del miércoles 31 de marzo, temporalmente, el ingreso de personas que hayan permanecido o transitado por Sudamérica.

La paciente es una mujer extranjera de 38 años residente en Panamá, que “viajó a su país de origen (en Sudamérica), desde allí se dirigió a Brasil, y posteriormente al retornar a Panamá, se le realizó una prueba que dio positiva y por sus antecedentes se procedió a la secuenciación”, resalta un comunicado del Ministerio de Salud.

MIRA TAMBIÉN: COVID-19: Brasil registra otras 3.438 muertes por coronavirus y supera las 310.000

Esta variante brasileña “es mucho más agresiva y virulenta que las ya detectadas”, dijo el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, en un video oficial.

En concreto, la P1 Sars Cov-2 “puede ser dos veces más transmisible y evadir la respuesta inmune, así como, afectar a las personas jóvenes. Por otro lado disminuye en un 30 % la efectividad de la vacuna”, señala el comunicado de la cartera de salud.

Por ello, el Gobierno decidió que a partir de este domingo es obligatorio “para todas las personas que provengan de los países de Sudamérica o hayan estado en los últimos quince días en esta zona del continente deberán realizarse la prueba de antígenos o PCR previo a su registro en Migración”, explicó Sucre.

Y a partir del próximo miércoles, 31 de marzo, “solamente se permitirá el ingreso al país a nacionales y residentes en la República de Panamá que provengan de estas áreas, los cuales deberán dar fiel cumplimiento de manera estricta al protocolo establecido por el Ministerio de Salud”, agregó el ministro.

“Se recomienda a toda la población panameña evitar hacer algún tipo de viaje a los países de Sudamérica”, añadió Sucre, quien exhortó a la población a seguir de “manera rigurosa” las normas de bioseguridad y advirtió que estarán “reforzando la vigilancia epidemiológica y las medidas, en caso de ser necesario”.

Panamá abrió sus fronteras aéreas a la aviación comercial e internacional, y por tanto al turismo, en octubre pasado, tras siete meses de cierre.

Cifras del COVID-19 en Panamá

Las autoridades reportaron este sábado 480 casos positivos nuevos de la COVID-19 y tres fallecimientos, que elevan a 353.497 los casos y a 6.090 las muertes.

Panamá comenzó el pasado 20 de enero el programa nacional de vacunación contra la COVID-19 y ya ha aplicado a grupos prioritarios 352.876 dosis, todas de Pfizer, pues es el único proveedor y que ha suministrado un total de 421.060.

El país centroamericano se ha trazado el objetivo de vacunar al 84 % de los 4,2 millones de habitantes del país, de acuerdo con la información oficial, para lo cual ha contratado la compra de 3 millones de vacunas de Pfizer, 1.092.000 de AstraZeneca, 300.000 de Johnson y Johnson, y 1.112.410 del Mecanismo Covax.

Con información de EFE

VIDEO RECOMENDADO

Monje budista considerado "el hombre más feliz del mundo" revela el secreto de la felicidad
Monje budista considerado "el hombre más feliz del mundo" revela el secreto de la felicidad

TE PUEDE INTERESAR: