Las cifras confirman a Brasil como uno de los países más castigados por la COVID-19 y como el segundo en número de muertes después de Estados Unidos. (Foto: EFE).
Las cifras confirman a Brasil como uno de los países más castigados por la COVID-19 y como el segundo en número de muertes después de Estados Unidos. (Foto: EFE).

roza las 420.000 muertes por desde el inicio de la pandemia pese a que el promedio diario de fallecimientos continúa cayendo y este viernes se ubicó en su menor nivel en casi dos meses, informó el Ministerio de Salud.

Según el boletín divulgado este viernes por la cartera de Salud, el gigante latinoamericano registró en las últimas 24 horas un total de 2165 nuevas muertes por coronavirus, con lo que el total de víctimas ascendió a 419.114 en casi 14 meses de pandemia.

MIRA TAMBIÉN: Las vacunas contra el COVID-19 que ha aprobado la OMS para uso de emergencia

De la misma forma, Brasil contabilizó este viernes 78.866 nuevos contagios, que elevaron el total de casos acumulados a 15,08 millones. Las cifras confirman a este país como uno de los más castigados por la COVID-19 en el mundo y como el segundo en número de muertes después de Estados Unidos.

Pese al fuerte salto de las muertes y los casos en los primeros meses de este año, cuando el país comenzó a experimentar una segunda ola de la pandemia más virulenta y mortal, los números comienzan a caer gradual y lentamente, según los datos del Ministerio.

De acuerdo con la cartera, el promedio de muertes en los últimos 7 días se ubicó este viernes en 2.190 diarias, el más bajo en los últimos 49 días, desde el 19 de marzo (2.173), y muy inferior al récord registrado el 1 de abril (3.117 fallecimientos diarios).

El promedio de decesos en 7 días cayó un 11,7 % en comparación con el registrado hace una semana (2.481 muertes diarias el 30 de abril) y un 13,2 % frente al de hace dos semanas (2.524 muertes diarias el 23 de abril).

Estas cifras indican que la COVID-19 tiene una tasa de mortalidad en Brasil de 198 decesos por cada 100.000 habitantes, una incidencia de 7.140 contagios por cada 100.000 habitantes y un índice de letalidad del 2,8 % de los infectados.

Pese a que las cifras de muertes y casos continúan en niveles elevados, tanto Sao Paulo como Río de Janeiro anunciaron este viernes nuevas fases en sus procesos de desescalada de las medidas restrictivas impuestas para intentar frenar la pandemia.

La Gobernación de Sao Paulo anunció que a partir del sábado los establecimiento comerciales incluyendo restaurantes y bares podrán abrir hasta las 21.00 hora local, una hora más que actualmente, y operar con hasta el 30 % de su capacidad máxima y ya no más el 25 %.

La alcaldía de Río de Janeiro, por su parte, liberó totalmente el horario en que pueden operar los bares y restaurantes, y autorizó a los bañistas a volver a las playas los sábados y los domingos, así como la reapertura de las casas de espectáculos.

Fuente: EFE

VIDEO RECOMENDADO

Millonarios de la India abandonan el país ante el incremento de casos de la COVID-19

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS