(Reuters)
(Reuters)

La Policía colombiana se declaró hoy en alerta máxima por los ataques de las en las últimas horas contra varios municipios del , en donde cinco civiles, entre ellos cuatro niños, resultaron heridos y varias familias fueron desplazadas.

La decisión fue tomada después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) atacaran con explosivos y ráfagas de fusil las estaciones policiales de los poblados de Argelia, Jambaló, Toribío y Miranda.

Según el informe policial, con la orden de alistamiento de primer grado en Cauca se desplegaron operativos de control en la zona para proteger a la población civil que "ha sido la más afectada con los enfrentamientos". El Ejército estableció un dispositivo de búsqueda y persecución de los frentes subversivos responsables de los hechos.

El secretario de Gobierno de Toribío, Miller Muñoz, indicó que más de 45 personas decidieron salir de la zona urbana del municipio para protegerse de los hostigamientos.

Los menores heridos en Miranda fueron trasladados a un hospital de , capital del departamento.