En , las personas podrán identificarse como "masculino", "femenino" o "diverso", según una nueva norma aprobada por el gobierno en cumplimiento de un fallo de la .

La iniciativa surgió con el objetivo de reconocer a los intersexuales, personas que presentan discrepancias entre su sexo cromosómico y sus órganos genitales, antes llamados hermafroditas.

Estas personas poseen características genéticas y fenotípicas propias de varón y de mujer, en grado variable. Hasta el momento, el país no las reconocía con género y en los certificados de nacimientos solo se dejaba un espacio en blanco.

Está decisión llegó luego que una demandante comprobó a través de un análisis genético que tenía un cromosoma X sin un segundo cromosoma de sexo, tal y como sucede con las mujeres (XX) y con los hombres (XY).

El máximo tribunal falló a favor de la demandante, reconociendo así su condición y su derecho a pertenecer a una categoría. Esto servirá para que el Estado reconozca a las personas que presenten esta condición.

Para que esta medida sea oficial, se necesita de la ratificación del parlamento.