(AFP)
(AFP)

Otra vez en la mira. El alcalde de la ciudad japonesa de Osaka, Toru Hashimoto, sugirió a los militares estadounidenses con base en Okinawa que deberían visitar burdeles para frenar su energía sexual.

Como era de esperarse, los comentarios del alcalde causaron indignación y ante ello debió pedir disculpas por sus "palabras inapropiadas".

Los militares estadounidenses han estado involucrados en una serie de crímenes violentos largo de los años, incluyendo violaciones, contra habitantes de Okinawa, informó la cadena BBC.

Hashimoto también causó enojo al sugerir que para satisfacer a las tropas durante la Segunda Guerra Mundial fue una necesidad en tiempos de guerra.