La justicia internacional debe decidir si el presunto “financista” del genocidio en , Félicien Kabuga, detenido en Francia, debe ser entregado directamente a Arusha (Tanzania) para ser juzgado o pasar primero por los Países Bajos para un examen médico, informaron este lunes fuentes concordantes.

MIRA: Unos 80,000 muertos del genocidio de Ruanda serán enterrados 25 años después

El Tribunal de Casación francés validó el 30 de septiembre de forma definitiva la entrega a la justicia internacional de Kabuga, presunto tesorero del genocidio de los tutsis en Ruanda y detenido en mayo cerca de París después de 25 años prófugo.

En su fallo, la jurisdicción más alta de Francia, confirmó la decisión de junio del Tribunal de Apelación de París, que estimó que “no hay obstáculos jurídicos o médicos” para el traslado de Kabuga a Arusha, sede del tribunal de la ONU que lo juzgará por genocidio y crímenes de lesa humanidad.

A partir del 30 de septiembre, Francia disponía de un mes para entregar al octogenario al Mecanismo de los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), la estructura encargada de completar la labor del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR).

Pero el abogado de Kabuga, Emmanuel Altit, dijo a la AFP haber pedido al tribunal internacional que su cliente, “debido a su edad, su frágil salud y el Covid-19 en Tanzania”, sea transferido a La Haya y no a Arusha.

El fiscal del MTPI, Serge Brammertz, apoyó parcialmente esta solicitud en una decisión de 6 de octubre consultada por la AFP, por considerar que Kabuga debía ser “previamente” trasladado a La Haya para ser sometido a un “examen médico independiente”.

El objetivo, según el fiscal, es determinar si su estado de salud es compatible con el traslado y la detención en Tanzania.

Un juez del MTPI debe ahora adoptar una decisión final sobre esa solicitud, en una fecha que por ahora no se conoce.

La justicia francesa “espera la decisión del MTPI sobre el lugar de traslado de Kabuga y acatará su decisión”, indicó este lunes a la AFP la cancillería.

Detenido el 16 de mayo en Asnières su -Seine, un suburbio de París, Kabuga, de 87 años según sus afirmaciones, está acusado de haber participado en la creación de la milicia hutu interahamwe, principal brazo armado del genocidio de 1994 que, según la ONU, dejó 800.000 muertos, principalmente entre la minoría tutsi.

Kabuga rechaza los siete cargos que se le imputan.

Fuente: AFP

TE PUEDE INTERESAR