Richard Nixon junto a J. Edgar Hoover  y Charles Rebozo en una reunión. (El Mundo de España)
Richard Nixon junto a J. Edgar Hoover y Charles Rebozo en una reunión. (El Mundo de España)

El expresidente estadounidense mantuvo una relación homosexual con un banquero de Miami, conocido por sus relaciones con la mafia. Así lo sostiene una nueva biografía del polémico exgobernante que saldrá a la venta en el 2012.

El libro se titula Nixon's Darkest Secrets: The Inside Story of America's Most Trouble President, y fue escrito por el conocido periodista Don Fulsom, quien señala que el expresidente fue pareja de su más entrañable amigo, el banquero , fallecido en 1998.

Fulsom, un excorresponsal que cubrió los asuntos de la Casa Blanca durante más de dos décadas (desde la administración de Lyndon Johnson hasta Bill Clinton), entrevistó a funcionarios y exfuncionarios del palacio presidencial, quienes corroboraron la relación íntima entre los dos hombres, informó un comunicado de la editora Thomas Dunne Books, que tiene previsto lanzar el libro en enero.

Los rumores de una supuesta homosexualidad de Nixon no son nuevos en Miami, donde desde hace décadas se especula acerca de la verdadera naturaleza de la relación entre ambos personajes. El expresidente solía pasar largas temporadas en casa de Rebozo, en la isla de Key Biscayne, a donde acudía muy rara vez con su esposa Pat y, públicamente, se dedicaba a jugar al golf con su amigo. La casa de Rebozo ya no existe, sufrió un incendio hace una década y fue demolida hace dos años.

Además, el desaparecido banquero era conocido por sus conexiones con el crimen organizado, y aunque varias veces se reunió con el entonces director del FBI, J. Edgar Hoover, incluso en presencia de Nixon, la agencia federal estadounidense lo acusó públicamente de conexiones con Alfred "Big Al" Polizzi y Santos Traficante, dos de los jefes más importantes de la mafia en los años 1950 y 1960.

Rebozo utilizaba su banco, con sede en Tampa, en la costa occidental de Florida, para lavar el dinero sucio de la mafia, según el FBI. Sin embargo, nunca fue enjuiciado, aparentemente por la protección de Nixon, quien fue presidente entre 1969 y 1974, y falleció 20 años después en el ostracismo, tras el escándalo del .

Nixon era conocido por ser un homófobo, al menos públicamente. En el libro, el autor afirma que cuando el expresidente se enteró de que un ayudante de Johnson mantuvo una relación homosexual con un marinero en la Casa Blanca, lo acusó de ser "un enfermo" y agregó que "una persona así no puede trabajar en un puesto de confianza". Fulsom también afirma que Nixon golpeaba a su mujer y que sus ayudantes se referían a él como "nuestro borracho".

Según The Last Days, el libro de Bob Woodward y Carl Bernstein, los periodistas del Washington Post que desvelaron el Watergate, en el último tramo en el poder, Nixon deambulaba por las noches por los pasillos de la Casa Blanca hablando y con un vaso de whisky en la mano.