(AFP)
(AFP)

Con pompa y mucha tradición se celebró hoy el funeral de la exprimera ministra británica Margaret Thatcher, en la catedral de San Pablo, en .

A la ceremonia asistieron la y más de 2,300 invitados: miembros de la realeza, 11 primeros ministros, dos jefes de Estado, exmandatarios, el gabinete de gobierno en pleno, integrantes de las fuerzas armadas británicas, otras autoridades políticas y cientos de admiradores.

Líderes de todo el mundo asisten al funeral (AP)

La llamada "Dama de Hierro" fue despedida con honores militares, himnos patrióticos, saludos del público y lágrimas. Su ataúd recorrió las calles de Londres en un armón de artillería tirado por caballos.

Bandas militares británicas interpretaron a Beethoven, Mendelssohn y Chopin durante el mayor funeral para un político británico desde el de , héroe de Thatcher, en 1965.

En las calles, miles de partidarios observaron el paso del ataúd y algunos arrojaron rosas azules en el camino. También se escucharon abucheos de oponentes que daban la espalda a la procesión y cánticos de de "El Mago de Oz".

Jóvenes protestan mientras la banda del Ejército británico rinde homenajes (The Guardian)

Los sondeos muestran que muchos están descontentos porque los 16 millones de dólares del funeral es dinero del contribuyente que pasa dificultades en momentos de austeridad y recortes de gastos.

"La tormenta de opiniones encontradas se centra en la señora Thatcher que se convirtió en una figura simbólica, incluso un 'ismo', pero hoy los restos de la real Margaret Hilda Roberts están aquí en su funeral", dijo el arzobispo de Londres, Richard Chartres, en referencia a las divisiones que la aún genera.