De la a los escenarios del entretenimiento para adultos. Cuando tenía 17 años, Addie Andrews decidió iniciar una vida entregada a la religión, por lo que decidió unirse a la Iglesia de Jesucristo de los Santo de los Últimos Días.

Durante casi nueve años, la joven, que ejercía la labor de misionera en su comunidad mormona, dedicaba gran parte de su día a día a ir a la iglesia y a servir al prójimo. Sin embargo, había algo que la hacía cuestionar su permanencia en dicha religión: las restricciones que esta ejercía sobre ella. Por ejemplo: el celibato hasta el matrimonio.

“El problema no es solo que se niegue el sexo prematrimonial, sino que lo convierten en un pecado muy grave y algo vergonzoso. Cuanto más me metí en la religión, más me alejé de mi propia identidad”, dijo Addie en entrevista a New York Post.

Un hecho que marcó su fin con la iglesia fue le hecho de no poder ser dama de honor de su hermano, pues su vestido era considerado como inmoral. Fue entonces que decidió dar un paso al costado. En el 2017, la joven se mudó a California para estudiar actuación, sin embargo, al no encontrar un espacio donde ejercer su carrera, decidió probar como bailarina exótica.

A la fecha, Addie se ha hecho un nombre el mundo del entretenimiento para adultos, lo que la ha llevado a ser una de las actrices porno más cotizadas del momento. Cuenta con más 70,000 seguidores de Instagram.

Bloque HTML de muestra

La actriz comentó al citado medio que esta decisión no fue aplaudida por sus padres. Sin embargo, han sabido aceptar su nuevo estilo de vida. Por su parte, su hermano, ha sido quien más le ha su apoyo. “Me dijo:” Definitivamente nunca veré tu pornografía, pero pareces más feliz que nunca, así que apoyo tu decisión”, comentó la mujer de 30 años.



TAGS RELACIONADOS