Macabro plan. Richard Palmer (26) no quería pasar el resto de sus días en la cárcel tras ser acusado de , y se le ocurrió contratar a un sicario para terminar con la vida de la víctima, una menor de edad, y sus familiares para que no puedan declarar en su contra en un juicio en , .

Sin embargo, Palmer no imaginó que confesar su plan a un compañero de celda acabaría con su macabro propósito de contratar a un sicario al cual le ofrecería un auto deportivo a cambio de que la niña de 12 y dos mujeres fueran eliminadas. Incluso, sus planes incluían incendiar la vivienda de la víctima para borrar evidencias. 

Según informó el Departamento de la Policía del condado Polk, en el oeste de Florida, Palmer no quería que estas acudieran a la corte a testificar en su contra. El compañero de celda de Palmer informó a la policía sobre el plan y un agente encubierto fingió ser un sicario.

El agente se contactó por teléfono con Palmer, y este le prometió un auto y el pago parcial por adelantado. Sin embargo, según comentaron las autoridades solo le transfirió US$100.

La policía acusó a Palmer de dos cargos: solicitar asistencia para cometer un asesinato y solicitar asistencia para provocar un incendio.

ACTO LASCIVO

Era febrero del 2013, cuando la víctima denunció a Palmer a la policía tras haber despertado y encontrado al sujeto en la cama con la mano dentro de su ropa ínterior.

Pese a la acusación, el sujeto se encontraba libre bajo fianza. Pero luego fue arrrestado por agredir a un policía y resistirse a ser detenido.