Abren nuevo juicio a Lula por lavado de dinero en negocio con Guinea Ecuatorial

El ex presidente de Brasil es acusado por la fiscalía de usar su "prestigio internacional" para influir en decisiones del presidente Teodoro Obiang que beneficiaron al grupo brasileño ARG.

Lula da Silva

Según la denuncia, Lula habría recibio US$ 263,000 "disimulados" como donaciones para el Instituto Lula entre septiembre de 2011 y junio de 2012. (Foto: AFP)

Según la denuncia, Lula habría recibio US$ 263,000 "disimulados" como donaciones para el Instituto Lula entre septiembre de 2011 y junio de 2012. (Foto: AFP)

Según la denuncia, Lula habría recibio US$ 263,000 "disimulados" como donaciones para el Instituto Lula entre septiembre de 2011 y junio de 2012. (Foto: AFP)

Redacción Redacción

Un tribunal de Sao Paulo abrió este viernes un nuevo juicio al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva  por supuesto lavado de dinero al intermediar en un negocio en Guinea Ecuatorial, según confirmó la defensa del exmandatario.

La jueza Michele Camini Mickelberg aceptó la denuncia presentada a finales de noviembre por la fiscalía de Brasil, según la cual Lula utilizó su "prestigio internacional" para influir en decisiones del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, que beneficiaron al grupo brasileño ARG en ese país africano.

A cambio, según la denuncia, el exmandatario habría recibido un monto aproximado de US$ 263.000 "disimulados" como donaciones para el Instituto Lula entre septiembre de 2011 y junio de 2012.

En su decisión, divulgada por la prensa local, la jueza consideró que "hay indicios suficientes" para "el inicio de una causa penal".

La defensa del expresidente (quien gobernó entre 2003-2010) calificó la acusación de "frívola y desprovista de pruebas" y afirmó que es un nuevo paso en la "persecución que viene siendo practicada" contra él para impedir su vuelta a la política.

En un comunicado difundido tras la denuncia de la Fiscalía, el Instituto Lula negó las acusaciones y aclaró que todas las donaciones recibidas fueron legales, declaradas y sin contrapartidas.

Preso desde el 7 de abril, Lula cumple en la sede de la Policía Federal de Curitiba una condena de 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero, acusado de haber recibido un apartamento en el litoral de Sao Paulo a cambio de favorecer constructoras en contratos con la empresa estatal Petrobras.

El expresidente, de 73 años, es investigado en otros cinco procesos ante la justicia brasileña. El icono de la izquierda latinoamericana se declara inocente en todos y víctima de una persecución política y judicial.

Fuente: AFP

Ir a portada