(Internet)
(Internet)

Al menos 955 familiares de reclusos permanecen dentro de una cárcel a las afueras de (Venezuela), con el fin de presionar a las autoridades para que aceleren los juicios de los internos.

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, confirmó anoche que 955 parientes de los presos del Centro Penitenciario de Yare I y II, que ingresaron a la cárcel el fin de año en la hora de visita, decidieron "autosecuestrarse" para presionar a las autoridades. Entre los retenidos están 800 mujeres, 5 hombres y 150 menores.

Varela mencionó que el presidente dio instrucciones a las autoridades para que insistan en el diálogo y traten de resolver de forma pacífica la situación en la prisión, que está a unos 70 kilómetros al suroeste de Caracas.

La ministra denunció que las ONG locales que defienden los derechos humanos de los reclusos –a las que acusó de estar financiadas por CIA– intentan utilizar la situación de la cárcel para "desestabilizar el país", según reportó la .

En Venezuela hay 34 penales que tienen 47,000 reclusos, de acuerdo con registros oficiales. Los centros carcelarios se diseñaron para albergar a casi 12,000 reos, pero la población penal supera en casi cuatro veces la capacidad de las instalaciones, lo que genera graves problemas de hacinamiento y violencia.