(AP)
(AP)

Al menos 75 personas murieron y 250 resultaron heridas hoy en una veintena de ataques y explosiones en el centro y norte de Irak, informaron las autoridades.

La jornada, una de las más violentas en mucho tiempo, coincide con el mes sagrado musulmán de Ramadán, que comenzó hace tres días.

En Bagdad perecieron en varios atentados con bomba al menos 32 personas y 88 resultaron heridas. Explotaron artefactos en el suburbio chiita de Ciudad Sader y en los de Husseiniya y Tadyi.

Uno de los hechos más graves ocurrió en Al Doloiya, unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, en un cuartel del ejército. Los insurgentes lanzaron granadas contra el lugar y luego entraron en el edificio. Murieron 15 soldados y cuatro quedaron heridos, según fuentes de seguridad de la capital provincial Tikrit.

A su vez, en Mosul murieron en atentados y tiroteos al menos ocho personas, seis de ellas miembros de las fuerzas de seguridad.

Otras seis personas murieron y 32 resultaron heridas en una serie de explosiones de coches bomba en Bakuba y en Chan Bani, 60 kilómetros al noreste de la capital. Entre los muertos hay dos soldados.

En la norteña ciudad de Kirkuk estallaron entretanto ocho coches bomba, que dejaron ocho muertos y 35 heridos.

La ola de violencia comenzó ya el domingo por la tarde, cuando una serie de bombas sacudió el país y dejó nueve muertos.

Si bien el derramamiento de sangre se ha reducido mucho en Irak en los últimos años, sigue habiendo ataques casi a diario en medio de un estancamiento político debido al enfrentamiento entre los dirigentes chiitas y sunitas.

Es habitual que los extremistas recrudezcan sus ataques durante el Ramadán. El año pasado, Al Qaeda lanzó 100 ataques durante el mes sagrado para vengar la muerte de su antiguo líder Osama bin Laden.