Juegos Panamericanos

Más de 35 mil venezolanos cruzaron la frontera con Colombia para comprar alimentos

Miles de venezolanos llegaron hasta Colombia, en medio de una estampida que derrotó los controles de seguridad de la Guardia Nacional.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Desde las 5 de la mañana de este domingo llegaron a la avenida Venezuela de la población fronteriza de San Antonio del Táchira, un importante número de hombres, jóvenes mujeres, niños y adultos mayores, provenientes de distintos puntos de la región con la única intensión de cruzar la frontera con Colombia a través del puente internacional Simón Bolívar y lograr en el país hermano, adquirir los alimentos y medicinas que escasean en Venezuela.

En pocos minutos la principal arteria vial de la localidad que comunica con la aduana principal de San Antonio, se llenó de gente en una larga fila que alcanzó al menos un kilómetro. Al punto que datos manejados por la Gobernación del departamento colombiano Norte de Santander, aseguran que cruzaron la frontera unas 35 mil personas.

Se abren las fronteras

A las seis de la mañana se inició el paso peatonal que había sido anunciado la tarde del sábado 9 de julio, el cual sería solo por 12 horas y que contó con el consentimiento del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Luego que un grupo de damas, denominado "Mujeres de Blanco por la Frontera", anunciará que repetirían la hazaña ejecutada el martes 5 de julio, cuando se organizaron y rompieron las barreras se seguridad militar impuestas en el puente internacional Francisco de Paula Santander, de la población de Ureña. llegaron hasta Colombia, buscando aliviar la ausencia de alimentos en sus hogares.

Transcurridas las horas los ánimos de los venezolanos en las largas filas que esperaban pasar a Colombia, empezaron a encenderse, motivado a la lentitud con la que se ejercía el proceso.

Autoridades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ubicadas en el puesto de control fronterizo no lograron tranquilizar a los presentes quienes, coreando el "Gloria al Bravo Pueblo", himno nacional venezolano, rompieron los barrotes y cadenas y en medio de una estampida corrieron al puente internacional para internarse en suelo colombiano.

Caras felices

En medio de consignas en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro, las personas llegaron a Colombia y en poco tiempo los comercios de alimentos y casas de cambio se abarrotaron y mostraron largas colas para la conversión monetaria de bolívares a pesos y comprar alimentos como arroz, azúcar, harina de maíz, aceite comestible, pasta, granos, leche.

Asimismo adquirieron artículos de higiene personal como papel higiénico, toallas sanitarias, jabón de tocador, champú, que en Venezuela no se es fácil conseguir y si los hay, se consiguen en el mercado negro a precios exorbitantes que no aguanta el bolsillo de la mayoría de venezolanos.

Rostros de satisfacción y agradecimiento al gobierno de Colombia por el gesto de solidaridad y apoyo se dejaron escuchar de boca de quienes piden a gritos un cambio de gobierno en el país porque aseguran que el actual "los tiene pasando hambre y necesidades".

Será hasta el venidero mes de agosto, luego de la reunión anunciada entre los mandatarios de Nicolás Maduro de Venezuela y Juan Manuel Santos de Colombia, cuando se defina el futuro del cese en las restricciones al libre tránsito entre los países hermanos. Mientras tanto los venezolanos organizados aseguraron que seguirán ejerciendo presión para para el restablecimiento total del paso binacional.

Testimonios de la crisis

Jennifer Muñoz, estudiante venezolana, 21 años

Hoy aquí en Cúcuta me remontó a cómo era mi país hace unos años atrás. Nosotros vivíamos como en realidad debe vivir un ser humano. Estoy agradecida con el Gobierno colombiano por permitirnos venir a comprar comida aquí sin tener que hacer interminables colas o por el último número de la cédula, sin ninguna limitación. Tengo un sentimiento de choque y alegría al sentir que en mi país lo teníamos todo y de repente estamos en terapia intensiva. El problema de la alimentación es lo primordial pero a ello se le suma la inseguridad que a diario vivimos y los problemas en materia de salud que ha causado la muerte de muchos venezolanos.

José Luis Guerrero, presidente de la Cámara Municipal de San Antonio, 34 años

Lo que vivió la frontera tachirense este 10 de julio es un episodio histórico que junto al paso que dieron las "Mujeres de Blanco de Ureña", sin duda alguna nos acerca cada día el cese definitivo del arbitrario cierre de la frontera. Este hecho no tiene por qué agradecérsele al Estado venezolano porque ellos están en la obligación de garantizar los derechos humanos y el libre tránsito fuera y dentro del territorio nacional es uno de ellos.

Francisco Anglo, habitante de San Cristóbal, 33 años

Me movió llegar hasta aquí la necesidad que tenemos de comprar comida porque en Venezuela no hay nada. Hoy venimos a Colombia, en familia porque vino mi padre y dos hermanos a ver que podemos llevar porque también es cierto que al llevar bolívares a pesos lo que obtenemos es poco.

Teresa Castillo, venezolana cansada de comprar revendido a los bachaqueros. 45 años

Llevo leche, azúcar y arroz que son difíciles de comprar en Venezuela porque quienes los comercian especulan con los costos. Ruego a Dios abran pronto la frontera para salir del calvario en el que estamos".

Rosalinda Hernández C.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada