En los minutos finales del partido vs. se produjo una gresca entre el centrocampista serbio y Luis Marin, asistente técnico del cuadro 'tico'.

El hecho ocurrió en el minuto 92, cuando el balón salió fuera del terreno de juego y Marín la recogió. El jugador del Manchester United se aproximó de manera apresurada y, al notar que la pelota era retenida por el costaricense, lo empujó, propiciando una gresca.

Los jugadores de Costa Rica llegaron raudamente, mientras Matic empujaba a todos los rivales ante la mirada del árbitro y de sus asistentes. Luego, la tensión del momento se disipó y el partido continuó.

No se alzaron tarjetas amarillas por la gresca. En los últimos minutos del partido los europeos pudieron contener con éxito el último empeño del conjunto centroamericano, quienes perdieron por 1-0.