La Federación de Fútbol de Israel pedirá que no participe del , luego que la escuadra gaucha rechazara la invitación de jugar en tras recibir amenazas terroristas. El ente pedirá la suspensión internacional por "discriminación religiosa".

El reclamo, según el AS de España, se hará en la sede central de la FIFA en Zúrich (Suiza) y estará encabezada por el empresario Ariel Raber, propietario de la productora israelí Comtec Group que llevaría a cabo el Israel-Argentina.

En tanto, se conoció que el último miércoles el presidente de  la , Claudio 'Chiqui' Tapia se reunió con el empresario pero no llegaron a ningún acuerdo para reprogramar el encuentro.

Por su parte, la empresa solicitará que la AFA se haga cargo de las demandas millonarias. Ante la suspensión del partido, la compañía comenzó a recibir reclamos por parte de los aficionados que habían adquirido entradas, patrocinadores y la cadena de televisión que transmitiría el encuentro.

Ante esto, Tapia argumentó: "mi responsabilidad es bregar por la seguridad de mi gente, por eso tomé la decisión. Espero que se tome como un aporte a la paz mundial".