La reveló este sábado cómo luce la sala de operaciones del , el sistema de videoarbitraje que será manejado por árbitros de la institución deportiva y determinarán la decisión a tomar por parte del juez central en un partido del .

"El VAR será muy importante en esta Copa Mundial, pero no será el que vaya a arbitrar. No es el vídeo el que va a pitar los partidos, sino el árbitro", rescató Massimo Busacca, responsable del arbitraje de la FIFA, quien también sostuvo que un árbitro, por muy bien preparado que esté, no puede ver todo en el campo y este sistema representa una ayuda.

El cuartel general del videoarbitraje consiste en dos pequeñas salas con muchas pantallas de televisión, donde se sentarán cuatro asistentes que se encargarán de ayudar a los tres árbitros que dirijan cada partido mundialista.

"Tenemos a 13 personas sólo para el VAR, aunque no todos serán asistentes principales. Después tenemos seis o siete árbitros más que pitarán partidos y también pueden hacer el VAR. Es decir, unas veinte personas dedicadas al videoarbitraje", dijo Busacca. 

En cada partido habrán 4 tipo de monitoreos: el primero analizará las jugadas polémicas; el segundo seguirá el partido en vivo en todo momento; el tercero se ocupará de los fueras de juego y el cuarto será de apoyo.

Además de las de velocidad normal, en los estadios habrá las que graben el juego a cámara lenta, que serán las que determinen si hay contacto en un penalti o si el balón ha entrado en la portería.

"La demora del VAR será de entre medio minuto y un minuto. Pero por un resultado correcto, si necesitamos diez segundos más, ¿dónde está el problema? Queremos hacerlo rápido, pero si no podemos, lo que queremos es que el resultado sea el acertado", dijo, y destacó que el tiempo perdido "se recuperará al final".

EFE