A 15 segundos para llegar al tiempo suplementario, quedó fuera de la . Sin embargo, los dirigidos por Akira Nishino dejaron de lado el sabor amargo de la eliminación y, alineados a sus principios, limpiaron su vestuario en el Rostov Arena.

Una fotografía del camerino japonés completamente vacío y pulcro se ha viralizado en redes sociales. Tras dejar impecable el lugar, los jugadores dejaron un nota escrita en ruso.

El mensaje, el cual fue colocado al medio del vestuario, decía lo siguiente: "Gracias".

Este noble gesto de Japón ha conmovido a miles de aficionados del deporte rey, quienes aseguran que "hay mucho por aprender" de los nipones.

A pesar de la tristeza e impotencia causada por perder ante Bélgica en los cuartos de final del Mundial, los japoneses también se tomaron su tiempo para agradecer al público e incluso para hablar con los medios de comunicación.