Son jóvenes y no pudieron detener todo el júbilo que sentían. Mientras entrenador de la , ofrecía la conferencia de prensa respectiva después de cada partido en , los jugadores interrumpieron de manera abrupta. 

Los jugadores franceses llegaron cantando, se sacaron los polos, bailaron, cogieron las botellas de bebidas energizantes de la mesa y bañaron a su estratega. 

Deschamps apenas alcanzó a decir algunas frases cuando sus pupilos entraron a la sala mixta llenos de alegría. Era un verdadera fiesta gala que se trasladó desde los camerinos. 

"¡Didier Deschamps! ¡Didier Deschamps! ¡Didier Deschamps!", cantaron los futbolistas, quienes se mostraron muy emocionados por levantar la Copa del Mundo.