El empate entre la y trajo mucha sorpresa en los hinchas del deporte rey. Miles de fanáticos pensaban que la 'Verdeamarelha' debutaría en con buen pie pero no tomaron en cuenta que Suiza defendería bien su portería.

En los minutos finales del segundo tiempo, un globo rojo cayó en el área de Brasil, provocando la incomodidad del portero Alisson. Por ello, el guardameta atinó a correr hasta el objeto y lo reventó con los toperoles de su zapatilla.

El árbitro no se dio cuenta de este peculiar momento y permitió que el juego siga su curso normal. Brasil intentaba atacar por los laterales al equipo suizo.

Tras este empate, ambas escuadras se encuentran en segunda posición un un punto mientras que Serbia es lider con tres y Costa Rica no pudo conseguir ningún punto.