Módulos Temas Día

Mujer.21: Carmen Cortez, valentía hecha mujer [FOTOS y VIDEO]

La fundadora de la Asociación Perú-Niñez nos brinda una lección de vida digna de admirar.

Liz Saldaña

Su gran empatía y sensibilidad hacen que Carmen Cortez no sea una persona común. Tiene la determinación para enfrentarse a situaciones muy duras y un elevado espíritu solidario que la lleva a luchar por causas ajenas. Esta mujer valiente y solidaria es la fundadora de la Asociación Perú-Niñez, una institución que se dedica a la noble labor de ayudar a niños enfermos de escasos recursos.

Mujer.21: Carmen Cortez, valentía hecha mujer (Perú21)

Admiraba a Gabriela Mistral y quería ser poetisa como ella, pero su sueño se vio truncado por las necesidades económicas. Sin embargo, las historias de superación de las personas que llegaron enfermas a su albergue y hoy salen adelante suenan a poesía cuando son narradas por Carmen.

Desde los 15 años tuvo que mantener a su madre enferma y a dos de sus siete hermanas. Para lograrlo se mudó a Pamplona, en San Juan de Miraflores, y trabajó como empleada doméstica, locutora de radio y vendedora ambulante.

A los 18 años, Carmen se casó con Jaime Soto, a quien le pidió matrimonio. Tuvieron tres hijos y con la madurez de madre se reveló en ella otro sueño: tener un albergue para gente necesitada. “Yo veía a niños y viejitos mendigando en la calle y sentía dolor, el mismo que hasta ahora siento y al que no puedo ser ajena”, reflexiona.

Su trabajo solidario se inició en el colegio de su primogénita. Allí vio las carencias en infraestructura y los problemas sociales y puso manos a la obra. Tras ser elegida presidenta de la Apafa, logró revertir esta situación.

“Destapé abusos sexuales y problemas de violencia familiar. Los denuncié y me metí en muchas dificultades”, recuerda Carmen, quien al inicio llevaba a la casa de sus suegros a la gente desamparada que iba ayudando, hasta que logró conseguir un terreno donde albergarlos.Con la venta de desayunos, ayuda solidaria de autoridades locales, periodistas e incluso gente de la farándula, como Gisela Valcárcel, logró construir gran parte del albergue. Pero la muerte de su madre, de su hermana Charo y de su amado suegro la llevaron a pelearse con Dios.

“Mi hermana Charo antes de morir me dijo: ‘No te das cuenta que él me eligió para que tú te perfecciones en mi dolor. Pídele perdón a Dios y dile que te equivocaste’”. Fue entonces que retomó la fe y siguió trabajando.
En 30 años de actividad solidaria, Carmen ha ayudado a más de 14,000 personas y desea seguir haciéndolo hasta el último día de su vida. Con su vasta experiencia nos da un sencillo consejo: “no conformarse con ser ordinarios porque siempre hay tiempo para vivir de forma extraordinaria”.

“Mi sueño es implementar una sala de terapia física”, dice Carmen. Si quieres ayudarla, llama al 986459743.

Tags Relacionados:

Mujer.21

Carmen Cortez

Leer comentarios ( )