Copa América

Es tiempo de reducir las deudas caras

Recomiendan usar ingresos extras para prepagar tarjetas y créditos de consumo.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Alicce Cabanillasacabanillas@peru21.com

Julio no es solo el mes en el que se festejan las Fiestas Patrias. Es también la época en la que el consumo de la población experimenta un fuerte dinamismo como consecuencia de los ingresos extras que se perciben: las gratificaciones.

Y los que no reciben este aguinaldo, se benefician del boom comercial que la fecha genera y que impulsa las ventas de las micro y pequeñas empresas.

UN BUEN NEGOCIO¿Qué hacer con el excedente? Antes de caer en la tentación del gasto, Fernando Arrunátegui, presidente del Comité de Relaciones con el Consumidor de la Asociación de Bancos (Asbanc), aconseja prepagar las deudas más caras: tarjetas de crédito y créditos de consumo.

De acuerdo con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), la Tasa de Costo Efectivo Anual (TCEA) por un consumo de S/.1,000 –a pagar en 12 cuotas– con una tarjeta clásica oscila entre 47.42% y 131.39%.

Por ello, "hacer prepagos es un buen negocio porque la tasa que uno se ahorra es muy alta y 100% segura (generalmente fija)", indica Arrunátegui.

En contraste, "si invierto el dinero en un fondo mutuo, probablemente me ofrecerán una tasa de interés que será menor a lo que me cuesta el crédito y además no es segura, pues está sujeta a las variaciones del mercado", comenta.

En lo que va del año, la ganancia de los fondos mutuos oscila entre 0.44% y 12.29%, según Economática.

¿Y SI NO TENGO DEUDA?Si no tiene cuentas pendientes con el sistema financiero, una buena alternativa es el ahorro, anota Asbanc.

"El tipo de producto que más rinde en este momento es el depósito a plazo fijo. Hay bancos que están ofreciendo 8%, tasa que inclusive es superior a la de algunas cajas municipales", refiere.

Y si está buscando una oportunidad para pedir un préstamo, Arrunátegui sugiere apostar en inversiones que le generarán ingresos en el futuro.

Un crédito estudiantil, explica, podría mejorar su perfil profesional y permitirle una mejor remuneración. "Pero si quiere comprar un televisor grande, piénselo", afirma. Pagar los estudios de idiomas de los hijos o mejorar la vivienda son buenas opciones.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada