notitle
notitle

Alicce Cabanillasacabanillas@peru21.com

La y el son las modalidades más contratadas en el sistema privado. En el primer caso, el trabajador entrega su fondo a una empresa de seguros para que le dé una remuneración mensual de por vida, en soles o dólares.

En el segundo, el dinero acumulado por el afiliado en su Cuenta Individual de Capitalización (CIC) continúa bajo la administración de la AFP y la pensión solo se entrega en soles.

PROS Y CONTRAJosé Bazo, gerente técnico de , asegura que las rentas vitalicias protegen a los retirados de la volatilidad del sistema financiero y les garantizan una pensión invariable.

Las compañías asumen los riesgos financieros y los de sobrevida, es decir, que la gente viva más de lo previsto, explica.

Adicionalmente, pagan una tasa de interés anual que varía de acuerdo con la moneda que se contrate. Según , es de 4.9% en soles y de 4.2% en dólares.

En tanto, César Chang, gerente de Operaciones de , detalla que los retiros programados son administrados bajo los mismos criterios que el Fondo 1 de las AFP, por lo que en años buenos se puede ganar más de 10%.

Así, el dinero acumulado para el retiro sigue capitalizándose mientras se recibe la pensión. Y si el jubilado tiene tolerancia al riesgo, puede pedir que su ahorro sea trasladado al Fondo 2, el cual ha tenido una ganancia de 20.31% en los últimos dos años, señala Chang.

Sin embargo, también hay casos de pérdidas de hasta 15%, aclara el ejecutivo. Por ello, a diferencia de la renta vitalicia, que es irrevocable, esta modalidad le permite al pensionista cambiar hacia otra opción en cualquier momento.