notitle
notitle

Alicce Cabanillas, Mis.Finanzasacabanillas@peru21.com

Las empresas tienen estructuras salariales que corresponden al perfil de cada uno de sus puestos de trabajo, por lo que lograr un aumento siempre será un proceso difícil, comenta el experto en Capital Humano de la Escuela de Posgrado de la , Ricardo Alania.

Sin embargo, no es imposible. Eso sí, antes de animarse a hablar con su jefe, debe estar seguro de que reúne ciertas condiciones.

Alania aconseja que primero evalúe si su aporte de valor es real. ¿Cómo lo mide? Piense en el siguiente escenario: ¿Cuánto tiempo le tomará a su organización reemplazarlo?

Si lo hace en tres días, su valor es poco, pero si a su jefe el proceso le resulta bastante difícil, no solo por su eficiencia sino también por las relaciones interpersonales que ha logrado en la oficina, entonces tiene un argumento a su favor, afirma.

PERFIL PERSONALEl segundo punto que un trabajador debe analizar es si su aporte en la organización es singular, es decir, tiene un toque personal.

Esto se mide respondiendo a la pregunta: ¿*Cómo ve mi jefe el desarrollo de su área sin mí?* Si hay un vacío sustancial, se ha ganado un nuevo argumento para lograr el aumento deseado.

La última condición que debe revisar es si su aporte de valor a la empresa está vinculado con sus condiciones personales, refiere el catedrático de la UPC.

"Un trabajador es valorado por lo que hace, por lo que deja hacer y por lo que promueve", indica.

Hoy en día, el mercado destaca a los empleados naturalmente entusiastas, que inspiren a la gente, dice Alania. Lo más probable es que si en su trabajo lo consideran valioso, pensarán en darle el aumento, sostiene.