La joven Ximena Petrocelli –cuyos amigos denunciaron que fue , pues sería lesbiana– rompió su silencio y desmintió que se encuentre recluida contra su voluntad.

Mediante un video grabado el jueves 25 de octubre, la fotógrafa de 19 años indicó que está "cansada" de "escuchar y ver cómo están acosando a mi mamá o como están diciéndole cosas" que no tienen nada que ver con su supuesta "desaparición".

"Quiero decir que estoy bien. No me han secuestrado, no estoy presa en un penal, no estoy atada a un árbol muriéndome, nada de esas cosas porque no es así", señaló la joven en el video difundido por Abre los ojos.

"Estoy bien y me pasa de vueltas que esté saliendo en todos los canales no porque sea famosa o porque soy fotógrafa, sino porque soy lesbiana o soy adicta a la marihuana (…) Las cosas no son así", explicó Petrocelli, quien apareció junto a su madre, María del Pilar Gómez.

"Estoy tomándome un tiempo para estar tranquila y reflexionar sobre algunas cosas que quizás no he hecho bien y sea en buena hora de hacerlas bien", añadió, al tiempo que pidió que dejen de meterse con su familia.

"Si quieren saber de mí, llamen a mi mamá porque ella no les va a colgar (…) Espero que las cosas estén bien y ya no vuelvan a decir nada a mi mamá, ni de este tipo ni de nada de nada", sentenció.

Petrocelli también envió una carta a los medios en los que explica los motivos de su ingreso a un centro de rehabilitación para tratar su adicción a la marihuana.

"Hola, soy Ximena Petrocelli. Hoy estoy escribiendo esta carta para decirles a todos, a la prensa, amigos y a todos los que me conocen, que en ningún momento he estado ni estoy secuestrada. Solo quiero un tiempo para mí, por favor. No me hagan esto, ni a mí, ni a mi mamá, ni a mi familia (…) Dejen de acosarme a mi y a mi familia. Yo estoy bien y pronto estaré en casa".