Con palos y piedras atacaron hoy los pobladores de San Antonio de Chaclla –en la provincia limeña de a una base del Serenazgo y a una agencia municipal del distrito Lurigancho-Chosica en la zona de Jicamarca, debido a un conflicto limítrofe en esta zona que hoy alcanzó su punto más álgido.

Reportes periodísticos indican que 200 moradores de San Antonio de Chaclla incursionaron esta mañana, con objetos contundentes, en la zona 8 de Jicamarca y pretendían tomar la mencionada sede edil.

Los serenos y residentes intentaron repeler el ataque de la turba, lo que desató un feroz enfrentamiento entre ambos bandos en las calles aledañas a una caseta del Serenazgo de Chosica, que iba a ser inaugurado.

Policías en la zona también intervinieron con gases lacrimógenos y con disparos al aire, pues en la mencionada área también hay un problema por invasión de terrenos, informó Canal N.

"Ellos no son de la zona, son contratados por la alcaldesa de San Antonio para atacar esta nueva base. Son matones que han dejado varios heridos", dijo un sereno chosicano citado por elcomercio.pe.

Hasta el cierre de esta nota se desconocía de detenciones y el número de heridos por la gresca.