Un desalmado padre mató a golpes su pequeño hijo de tan solo dos años porque no quería comer. Ocurrió en .

Así lo denunció la abuela del menor, Marina Orellana Mendoza, quien aseguró que los hermanos de la víctima fueron testigos del hecho y le indicaron que su propio progenitor, identificado como José Antonio Ramírez Mejía, asesinó al niño.

Asimismo, el certificado de necropsia señala que el menor falleció por un traumatismo abdominal con laceraciones hepáticas, causadas por diversos golpes. Agentes de la Divincri de Villa el Salvador ya investigan este terrible crimen.