El interno del penal Gerson Urrutia, conocido como , sufrió esta mañana una crisis propia de su enfermedad –esquizofrenia– durante la inauguración de la clínica psiquiátrica 'El Buen Pastor', ubicada en el penal Lurigancho.

Urrutia desistió de participar en la coreografía del 'El baile del caballo', para lo cual se preparó junto a otros internos –pacientes psiquiátricos– y se mostró callado. Inclusive no quiso estar presente en la referida actividad.

'El loco de la Catedral' recibe tratamiento medicado de Respiridona tres veces al día y es supervisado por una enfermera técnica para que tome las respectivas dosis.

"No tienen por qué estar alegres. Solo figuran para las cámaras (al referirse a las autoridades). Todo el mundo sufre y no tienen por qué bailar", dijo en una corta conversación con Perú21 antes de que sufriera una crisis.

La referida clínica cuenta con 42 camas y se atiende a 33 pacientes, 22 de ellos hospitalizados por esquizofrenia, precisó el coronel Tomás Garay, director del referido centro penitenciario.