Un universitario de 19 años identificado como Carlos Ramírez denunció que fue agredido brutalmente por personal de la y de luego que lo subieran a un patrullero durante una revuelta en .

"Hubo una revuelta y el Serenazgo vino y me agredió. Me subió a la patrulla a punta de golpes", contó a 90 Segundos.

Según explicó el estudiante de ingeniería civil, él salía de la universidad con destino a su casa cuando fue interceptado por los agentes. Una vez en manos de ellos, recibió puñetes en la cabeza, brazos y piernas.

Asimismo, agregó que le sustrajeron de su mochila un pantalón jean y su celular, y que le sembraron un cuchillo para sindicarlo como delicuente.

Finalmente, su madre Lili Gardiol debió pagar S/.500 para que liberen a su hijo, que fue trasladado a la Comisaría de Ate Vitarte.

Consultado sobre el tema, un efectivo negó las acusaciones del muchacho. "Si no me crees tú, entonces para qué estamos", respondió.