Cervantes Liñán fue suspendido por Sunedu. (Foto: GEC)
Cervantes Liñán fue suspendido por Sunedu. (Foto: GEC)

La suspendió el pasado 30 de setiembre a Luis Cervantes Liñán de su puesto como rector en la (UIGV). No obstante, continuó ejerciendo el cargo, firmando documentos y resoluciones, según un reportaje de Cuarto Poder.

El meollo del asunto se ubica en un juego de fechas entre la Sunedu, la UIGV y Registros Públicos (Sunarp).

En agosto de 2019, la asamblea universitaria de la UIGV eligió nuevamente a Cervantes Liñán como rector, pero este demoró su inscripción en hasta el 26 de setiembre, cuando presentó la solicitud.

La Sunedu lo suspendió el 30 de setiembre, cuatro días después; pero, como la solicitud fue presentada previo a la resolución de Sunedu, Cervantes Liñán consiguió el visto bueno de Sunarp el 23 de diciembre.

Durante estos tres meses de “suspensión”, el rector firmó cinco oficios el 11 de noviembre, dos el 28 de noviembre y uno el 13 de diciembre.

Al respecto, Víctor Crisólogo, jefe de la Oficina Registral de Lima de la Sunarp, indicó que “no existía información sobre la suspensión, no existía porque no fue publicada en el diario El Peruano, no ha sido notificada a los Registros Públicos y no había manera de tener conocimiento de la existencia de la suspensión”.

Por su parte, el apoderado legal de la UIGV, Javier Villavicencio, desmereció la decisión de la Sunedu.

Esto es como una recomendación, una sugerencia de un ente, y la universidad, en el ejercicio de su autonomía administrativa, le vuelvo a repetir, decidirán, deliberarán si procede o no procede esa recomendación”, anotó.

Venta de inmuebles

El reportaje también señaló que la institución educativa tiene planeado vender tres de sus inmuebles para obtener liquidez.

Según el documento “Plan Estratégico Institucional Modificado 2019-2023”, la UIGV venderá los edificios entre febrero y junio. Ellos están valorados en US$ 15.4 millones.

Se trata de sus locales ubicados en la cuadra 22 de la avenida Javier Prado Oeste, en la cuadra 10 de la av. Brasil, y en la calle Sánchez Cerro (Jesús María).