Reos de penal Puerto Pizarro extorsionaban a jefe del IPD. (Perú21)
Reos de penal Puerto Pizarro extorsionaban a jefe del IPD. (Perú21)

Agentes de la Policía de Chiclayo desarticularon a la banda de extorsionadores 'Los Nuevos Injertos del Norte', que operaba desde el penal Puerto Pizarro de Tumbes. Estos internos le exigían S/.20 mil al director del Instituto Peruano del Deporte (IPD) de Tumbes, Adrián Ramírez Jiménez, para no atentar contra su vida.

Se trata de los hermanos Renzo, (a) 'Rata', y Javier Villegas Montoya, (a) 'Pelao', quienes actuaban en complicidad con su hermana María, aún libre. Según la Policía, la mujer les proporcionaba los datos y movimientos del funcionario, así como de otras víctimas. Ella contrataba a los malhechores para que ejecuten los atentados a las casas de las personas que se resistían a pagar los cupos.

El clan familiar no operaba solo. Los agentes también detectaron que los presos Christian Maguire Espinoza, (a) 'Perro Flaco', y Roger Peña Gamarra, (a) 'El Boga', pertenecían a la misma banda. Igualmente, se conoció que el cabecilla de la agrupación criminal sería un prontuariado delincuente recluido en el penal limeño de Piedras Gordas.

A estos reos, que están internados en las celdas 1 y 3 del pabellón B del citado predio, se les incautó manuscritos, un celular, un chip y un aparato de radio portátil que habían acondicionado para que funcione como cargador de teléfonos móviles.

RASTREARON LLAMADASEl jefe de la División de Investigación Criminal (Divincri) de la Policía de Chiclayo, coronel Óscar Vásquez, dijo que la Unidad Especializada Antiextorsiones de la Región Policial Nororiente fue la encargada de rastrear las llamadas y los mensajes con amenazas de muerte que los reclusos hacían y enviaban a la máxima autoridad del IPD en Tumbes.

El jefe de la Policía de Lambayeque, coronel Wilman Carrasco, en tanto, informó que también se está investigando a una mujer que aparece como la titular del número telefónico del que salían las llamadas.

Ramírez Jiménez, en su oportunidad, denunció que el viernes 28 de febrero y el miércoles 5 de marzo sujetos desconocidos dispararon en la madrugada en el frontis de su vivienda en la ciudad de Tumbes. Agregó que los extorsionadores le mandaron mensajes de texto en los que lo amenazaban con "volarle la cabeza" si no pagaba los S/.20 mil.