(Alan Benites)
(Alan Benites)

Los sicarios en están utilizando una nueva modalidad para acribillar a sus víctimas. Ahora, las llaman por teléfono y las hacen salir de sus viviendas para asesinarlas en la puerta de sus casas.

Esto le ocurrió a un estudiante del tercer año de secundaria y a un obrero de construcción civil, quienes murieron en dos aparentes ajustes de cuentas.

El primer crimen ocurrió la tarde del lunes en la calle Manco Cápac, en Huanchaco. Familiares de la víctima informaron que Jorge Antonio Cuadra Valdez (18), estudiante del colegio Telmo Hoyle de Los Ríos, recibió una llamada y, al salir a la puerta de su casa, apareció un sujeto que, tras discutir con él, le disparó en el pecho.

La misma modalidad se usó para ultimar, el medio día de hoy, a un obrero en la cuadra 17 de la calle 20 de Junio, en el distrito de Florencia de Mora. La víctima es José Luis Aguilar Ávila (20), quien fue asesinado de cinco balazos, cuatro de ellos en la cabeza.