Fachada del Tribunal Constitucional en el Centro de Lima. (USI)
Fachada del Tribunal Constitucional en el Centro de Lima. (USI)

El multó con 10 unidades de referencia procesal (URP) –S/.3,700 nuevos soles– a un abogado por usar frases racistas y sexistas en una demanda de amparo contra funcionarios de la de .

Juan Natalio Gutierrez Quintanilla, el letrado sancionado, utilizó frases como "cholas igualadas" e "indias patas rajadas" para referirse a sus compañeras de trabajo y a las codemandadas.

Gutiérrez dijo que sus demandadas "como féminas en su mayoría, hacían causa común para fastidiarme y hacerme la vida imposible, pues estas son chismosas, reveceras, cuentistas, habladoras, burlonas, cachozas, además de ser unas envidiosas, hijas de mala madre, denotando así su mala crianza, caracterizándose también por ser flojas, ociosas, feas, horribles, cholas igualadas, indias patas rajadas, burras e incompetentes" (sic).

El Colegiado consideró que si bien se espera debates álgidos en torno de las interpretaciones jurídicas y hechos en los procesos judiciales, ello no significa que deban permitirse insultos y menos aún, emplearse referencias racistas y sexistas.

"Las frases utilizadas por el demandante, estimó el TC, no solo colisionan con la conducta esperada por las partes en un proceso judicial sino que afectan directamente los postulados de igualdad y respeto de la dignidad de las personas, que son principios fundantes de la comunidad política peruana", destacó el TC en un comunicado.

De igual manera, agrega que "La otredad o distinción de tales grupos racializados es determinada por la población dominante con el objetivo de achacar a los miembros de tales grupos, actitudes y características supuestamente inherentes, tales como las de ser mentirosos, flojos, incompetentes, desconfiados y sectarios, entre otros. Evidentemente, ello es parte de una construcción social que no tiene base científica ni constitucional alguna".