Un grupo de seguidores de Sendero Luminoso tomaron la plaza de Armas de Santiago de Chile para hacer apología al terrorismo y pedir la libertad del cabecilla subversivo Abimael Guzmán y de otros subversivos.

Los apologistas portaban banderolas y pancartas con las fotos de más de 70 subversivos hoy detenidos en el Perú, condenados por promover provocar un baño de sangre en el país en los años 80 y 90.

Según las imágenes que difundió Buenos días, Perú, los peruanos que observaron la escena replicaron a los manifestantes, pero estos mantuvieron silencio. Solo atinaban a decir que se trataban de presos políticos.